¿Conoces esa sensación de tener en las manos una copia impresa de una foto que has hecho tú?

Si además, la has impreso en casa, la sensación se multiplica por 1000.

Hoy me te quiero intentar transmitir mi pasión por la impresión de fotos en casa.

¿Porqué imprimir fotos en casa?

La impresión es hoy la gran olvidada para muchos fotógrafos. Podemos decir que el proceso fotográfico consta de tres partes:

  1. 1
    Cuando haces la foto.
  2. 2
    Cuando la revelas en el ordenador. 
  3. 3
    Cuando la guardas en el ordenador o la subes a las redes sociales. 

Una foto impresa es uno de los mejores regalos que puedes hacer. 

Manu // Apasionado de la impresión

Aprender a imprimir tus fotos bien, es todo un arte y es apasionante. 

Igual que tienes que saber cómo funciona tu cámara para registrar la foto lo mejor posible, imprimir, es el último eslabón de la cadena fotográfica. Bueno casi, luego está la enmarcación, que es otro arte. 

Y es que la impresión es un paso que hoy, muchas veces se suele omitir, porque lógicamente estamos más acostumbrados a ver fotos a través de las pantalla del móvil. 

Pero así como vemos fotos increíbles, también las solemos olvidar en unos segundos. Piensa por un momento, de todas las fotos que has visto en los últimos dos días en redes sociales, ¿de cuáles te acuerdas?

Más de 2 que te hayan impactado…. y recuerdes...

Es una pena que las mejores fotos se pierdan en la red, o en el disco duro de tu ordenador. 

Otra forma de disfrutar de la fotografía

Imprimir fotos es otra forma de disfrutar de la fotografía.

No sólo me refiero al proceso de impresión, si no a tocarlas, a verlas, a sentirlas… a coger un álbum con ilusión para recordar un viaje o una etapa de tu vida. 

Yo todavía tengo una ampliadora y casi todo lo necesario para revelar y positivar en blanco y negro. Pero mi antiguo laboratorio se ha convertido en un trastero… 

Hace unos años pensé en ponerlo en marcha otra vez, porque pasaba horas, pero horas.y horas positivando sin darme cuenta de cómo corría el tiempo entre líquidos y luces rojas.

La verdad que era una pasada: el ambiente, el olor… I

gual algún día lo recupero. 

Por cierto, positivar quiere decir que convertías el negativo de película, en un positivo, en una copia revelada, positivada. Ahora son copias impresas.

Porque si lo haces con una impresora de fotos, pues se imprimen, no se positivan... 

Pero aquella vez que pensé en recuperar el laboratorio, en vez de comprar papeles y líquidos, me compré una impresora fotográfica.

Y fue una de las mejores cosas que pude hacer, despertó de nuevo mi pasión y amor por la fotografía.  No es que lo hubiese perdido, pero fue un renacer… porque al objetivo de sacar fotos, se sumaba luego la emoción de querer imprimirlas.

Y regalar una foto impresa aun amigo o a un familiar, es uno de los mejores regalos que puedes hacer. 

Imprimir fotos en casa es Magia

Si alguna vez has impreso una foto en casa, seguro que te has asomado para ver cómo va saliendo la foto. ¡Es magia!

Es parecido a como surgía la imagen en el laboratorio… pero aquí, puede ser a color. 

Tres de mis libros más leídos, han sido los de Ansel Adams un fotógrafo impresionante de principios del siglo pasado.

La cámara

El negativo

La copia.

Ahora la cámara y el negativo son uno. El sensor está pegado a la cámara y no se puede cambiar.  Puedes cambiar los ajustes, eso sí..

Pero la parte de la copia, de la impresión, sigue siendo todo un arte. Porque para que tu impresión quede casi perfecta, hay un montón de cosas que tienes que tener en cuenta:

- Tienes que tener saber calibrar el monitor, qué es un perfil de color, el gamut, (que suena a ser mitológico, pero tiene que ver más con los unicornios… por lo del color… 🙂

- Elegir entre los diferentes tipos de papeles que hay.

- Es todo un mundo… 

Y como todo, con esos conocimientos técnicos y todas las opciones que tienes a la hora de imprimir, puedes combinarlos de forma creativa para imprimir una foto con resultados diferentes. 


Los conocimientos técnicos tienen que servir siempre para ponerlos al servicio de tu visión artística, y aunque estés empezando, te aseguro que tienes una.

Manu // Apasionado de la impresión

Y es que los conocimientos técnicos tienen que servir siempre para ponerlos al servicio de tu visión artística.  Por que si nos perdemos mucho con tecnicismos, resoluciones, puntos por pulgada... que si el microcontraste de los objetivos… al final se pierde de vista lo importante.

Puedes terminar con una foto técnicamente perfecta, pero que no transmite nada…

Por eso, el objetivo que quiero conseguir hoy es animarte a que empieces a imprimir en casa.

Y es que la tecnología ha avanzado tanto, que nos pone las cosas cada vez más fáciles. 

Imprimir tus fotos en casa, es ahora mucho más fácil

En el video puedes ver dos fotos impresas, una la imprimí aplicando todos los conocimientos que tengo sobre impresión, perfiles de color, etc… Y la otra, dejando que sea la impresora la que gestione todos los ajustes. Es como hacer una foto en modo automático, pero con la impresora.  Imprimir en modo automático.

No es lo ideal, pero para empezar te puede valer. 

Si te fijas hay diferencias, lógicamente sabiendo imprimir bien, puedes conseguir una impresión mucho más correcta, y cercana a la visión particular que tenias para esa foto. Pero la impresión automática hace un buen trabajo, sorprendentemente bueno.

Y te animo a que vayas imprimiendo alguna de tus fotos, aunque de momento no te queden del todo bien. 

Truco de lightroom para imprimir fotos

Con lightroom puedes conseguir unos resultados espectaculares, te voy a contar la forma más sencilla.

(En el video puedes ver el proceso completo)

- Eliges la foto que quieras imprimir

- Vas  al módulo de impresión.

- Lo primero que tienes que hacer es ajustar el tamaño de la página. (abajo a la izquierda) En el caso del video elegí el tamaño de hoja de 13 x 18 cm y elegí la orientación vertical. 

En el panel de la derecha, en composición, puedes jugar con los bordes y el tamaño final.

Olvídate de momento de los puntos por pulgada, vas a dejar que sea la impresora la que decida todo y a ver qué resultado tienes…

Haces clic en trabajo de impresión. Puedes marcar la casilla de enfoque. Elige estándar, y debajo, elige brillo, porque estamos usando un papel brillane. 

La Salida 16 bits, siempre lo dejo marcada. 

Y aquí está la famosa gestión de color, que si sabes utilizarla, te permite obtener unos resultados buenísimos. Pero como te he dicho, hoy vamos a dejar que sea la impresora la que haga el trabajo. 

Así que donde pone perfil, elige: gestionado por la impresora. 

Y aquí está el truco de lightroom. Hay quien está a favor de usarlo, y quien no. Hoy, te lo voy a contar y te recomiendo que hagas alguna prueba. Es la casilla de ajustes de impresión.

¿Porqué salen oscuras mis impresiones?

Normalmente las impresiones salen más oscuras de lo que vemos en pantalla, y eso es porque son medios diferentes.

Los monitores son muy brillantes, tienen luz por detrás y eso hace que veamos las imágenes con mucho contraste y muy luminosas.

Pero nuestras fotos impresas no, la luz llega al papel y se refleja.

 Nunca veremos una foto impresa igual que en el monitor.

Podemos llegar muy cerca, pero nunca será igual.

En este punto y de la forma que estamos imprimiendo hoy, te recomiendo que imprimas una copia con él ajuste de impresión desactivado, y otra con él activado. Y que pongas un brillo de +25

Luego vas a Impresora, o a ajustes de impresión… te llevan al mismo sitio.. lo único que voy a hacer es elegir el tipo de papel correcto. Nada más. Le damos a imprimir, y esto es lo que conseguimos. (Ver resultado en el video)

Cómo puedes ver en el video, entre la copia impresa usando una correcta gestión de color, y   la copia impresa en automático sin marcar la casilla del brillo, hay diferencia. Es más oscura la copia impresa en automático.

Pero si la comparamos con la foto impresa en la que marcamos la casilla del brillo y ponemos +25, tenemos un resultado muy parecido. 

Si te fijas, el color, los tonos de piel, difieren un poco, pero es normal y en parte es culpa también del color banco de este papel particular, que es muy frío.

Creo que este es un primer paso muy interesante para que puedas llevar a cabo todo lo que implica el proceso fotográfico, desde que aprietas el botón de la cámara, hasta que ves tu foto impresa por ti y la tienes en tus manos. 

No hace falta imprimir en grande, te puedes comprar un paquete de papel 10 x 15 o 13 x 18, y empezara probar.

Aunque una foto en grande mola mucho… 

Si te gusta la fotografía, es algo que te super recomiendo, una impresora fotográfica, para disfrutar en casa y dar un empujón a ese amor que sientes por tus imágenes. 

Espero que lo que te he contado te sea útil, cuéntame si te gusta imprimir tus fotos en casa si ya lo haces, o estás pensando en hacerlo. 

Y como siempre, muchas gracias por leerme hasta el final. 

Un saludo


Acerca de Manu

Hola, me encantaría que me acompañases en tu camino de aprender foto y video. 

Además, espero transmitirte mi pasión por la impresión de fotos en casa. 

Buy Me a Coffee

Desacarga gratis tu

Guía: 7 Pasos para imprimir tus fotos en Lightroom

Lo que tienes que saber para que tus fotos no queden oscuras
{"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}
>